Home

Doctrina Espiritual


IMITAR A NUESTRO SEÑOR EN LA OBEDIENCIA


Jesucristo se hizo por nosotros obediente hasta la muerte.


La excelencia de la obediencia consiste en que por ella se está seguro de cumplir la voluntad de Dios. Fue lo que Nuestro Señor, en calidad de jefe y de redentor del género humano, hizo de la manera más perfecta del mundo. Para excitarnos a la imitación de su obediencia podemos hacer sobre ello tres consideraciones.


1 - Consideramos cuánto debemos estimar la voluntad de Dios, que cuando obedecemos estamos seguros de cumplir. La voluntad de Dios no es como la nuestra. La voluntad humana por sí misma es indiferente al bien o al mal. La virtud no le es esencial . Se inclina más del lado del vicio, es ciega y necesita de las luces del entendimiento para conocer los objetos y para dirigir su conducta. Es débil, inconstante y llena de imperfecciones. La voluntad de Dios, al contrario, por ser esencial y necesariamente recta, justa y santa, lo es infinitamente y sin límites. Es la rectitud, la equidad, la santidad misma ; y por consiguiente, así como la elocuencia si hablara por sí misma no podría hacerlo sino muy elocuentemente, también la voluntad de Dios no puede querer sino justa y santamente. Y la fe nos asegura que la voluntad de Dios se nos manifiesta por la obediencia.
Jesucristo lo sabía infinitamente mejor que nosotros. Conocía perfectamente que la voluntad de su Padre, aun en las cosas más pequeñas, es infinitamente preciosa. La estimaba infinitamente, y eso es lo que le hizo apreciar la obediencia más que su vida.


2 - Consideremos con qué afecto debemos unirnos a la voluntad de Dios y con cuánta fidelidad debemos seguirla. Esto no es imaginable. Primeramente, tiene perfecciones y atractivos que la hacen entrañable y digna de ser preferida a todo lo que no es Dios. Los dolores, los oprobios y todo lo que hay de más horroroso en la naturaleza, lo hace dulce y agradable cuando se ve en ello la voluntad de Dios. En segundo lugar, estamos más obligados si así puede decirse- con la voluntad de Dios que con cualquiera de sus otros atributos : mucho más que con su inmensidad, su sabiduría, su poder. Fue la voluntad de Dios quien nos dio el ser; por ella somos lo que somos, podemos lo que podemos, poseemos lo que poseemos y esperamos lo que esperamos. En tercer lugar, la voluntad de Dios es la regla de todos nuestros deberes; ella es incluso la raíz de todos ellos y no tenemos ninguna obligación, en cualquier materia que sea, que no esté fundada sobre la voluntad de Dios y que no saque de ahí toda su fuerza.
Jesucristo sabía perfectamente. todo esto, y por este motivo, desde el primer momento de su vida, se sometió con gran sacrificio a la voluntad de su Padre. ¿Qué no hizo para darnos ejemplo de obediencia a esta divina voluntad? Le pareció tan encantadora aun en el suplicio mismo de la Cruz, que le hizo desearlo con amor y sufrir con alegría.


3 - Consideremos en Nuestro Señor la cualidad de jefe y de reparador de los hombres. Esta cualidad fue la que le obligó a rescatarlos por su obediencia, así como Adán, su primer padre, los perdió con su desobediencia. Por esto podemos decir que la obediencia nos ha salvado y que es la causa de todos nuestros bienes y de la felicidad que esperamos, tanto como la desobediencia fue la causa p y de la desgracia en que caímos. de nuestros males Esta es, pues, la virtud característica de los hombres apostólicos que se dedican a procurar la salvación de las almas.

 

Valid XHTML 1.0 Transitional