Home


Los Sacramentos


Bautismo:
Sacramento instituido por Jesucristo.
Yo (Juan Bautista) os he bautizado con agua, mas (Jesús) os bautizará con el Espiritu Santo. Mc 1, 8; Mt 3, 2; Jn 1, 33.
Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mt 28, 19; Mc 16, 15-16.

Haced penitencia y que cada uno de vosotros sea bautizado en el nombre de Jesucristo. Hech 2, 38; 8, 12. J
esús fue con sus discípulos a Judea, y allí moraba con ellos y bautizaba: Jn 3, 22; Jn 4, 2.
Quien no renaciera del agua y del espiritu no podrá entrar en el reino de los cielos. Jn 3, 5.
El que creyere y fuere bautizado se salvará. Mc 16, 16.
Id, pues enseñad a todas las gentes, bautizándolas 1...]. Mt 28, 19.
a) Una vida nueva
Dios nos ha salvado por el Bautismo de regeneración y renovación del Espíritu Santo: Tit 3, 5.
Revestidos de Cristo: Col 3, 27.
En el Bautismo hemos quedado sepultados con Cristo para resucitar a una nueva vida: Rom 6, 4; Jn 3, 5.
Sea bautizado cada uno de vosotros [...] para remisión de vuestros pecados. Hech 2, 38.
Levántate, bautízate y lava tus pecados. Hech 22, 16.
Cristo amó a su Iglesia y se sacrifico por ella para santificarla, limpiándola con el Bautismo del agua: Ef 5, 25-26.

Todos nosotros hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para un solo Cuerpo. I Cor 12, 13.


Es el primer sacramento con el cual nos iniciamos a la vida Cristiana. Simboliza la muerte de Cristo y su resurrección. Muere el "hombre viejo" y nace el "hombre nuevo". Dios nos une a Jesús con su gracia (Nos hace sus hijos), nos libra del pecado original y nos hace miembros de su Iglesia. Se recibe una sola vez e imprime carácter. Este carácter es como una marca que nos hace hijos de Dios. Necesidad del Bautismo: La iglesia no conoce otro medio que el bautismo para aseguran la vida eterna (Quien no se bautiza se condena). Para que un sacramento sea valido debe tener materia y forma:
Materia: Es el agua. Debe ser bendita y se rocía sobre la persona.
Forma: Son las palabras: yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Ministros: El obispo, sacerdote y/o diáconos. Bautismos especiales:
De necesidad: Cualquier cristiano que tenga uso de razón y los elementos necesarios (aunque el agua puede no ser bendita). De sangre: Por martirio. De deseo: Es un acto de amor a Dios con un deseo grande y firme voluntad de hacer cuanto Él a dispuesto para salvarnos. Tanto en el bautismo de necesidad como el de deseo son provisorios y deben hacerse sacramentales en cuanto se pueda.
Gracia del bautismo:
Nos perdona el pecado original y todos los pecados hasta ese momento y también las penas que tienen los pecados. Borra el pecado original pero no la concupiscencia, es decir la inclinación al pecado. Esta se nos deja para el combate y no puede "dañar" al que no la consciente, para lo cual se necesita la ayuda de la gracia. (2° Tim 2,5) "El que legítimamente lucharé será coronado".

Eucaristía:
Este sacramento contiene verdadera, real y substancialmente el cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo. Es fuente y cima de toda la cristiandad; contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir al propio Cristo (Nuestra pascua = Paso, para ir al cielo).
Materia: Pan de trigo y vino de uva.
Forma: Palabras de la consagración (Este es mi cuerpo...)
Ministro: El sacerdote. Solamente se puede consagrar en la Misa. Antes de la consagración es pan después de la consagración la hostia es el verdadero cuerpo de Cristo en apariencia de pan y el Cáliz (Vino con agua) en verdadera sangre de Cristo. Esto se llama transubstanciación. El cuerpo y la sangre están separados porque simbolizan: 1- Que en la pasión la sangre se separó del cuerpo de Cristo. 2- Porque representa el alimento del alma, es decir comida y bebida.
Disposiciones para recibir la Eucaristía 1- Hay que estar en gracia de Dios; si se tiene pecado mortal es un sacrilegio recibirla. 2- Saber lo que se recibe. 3- Tener como mínimo una hora de ayuno.
Fines de Jesucristo al establecer la Eucaristía 1- Permanecer en medio de nosotros. 2- Ser el alimento espiritual de nuestra alma. 3- Dar a su Iglesia un sacrificio visible y digno de la majestad infinita de Dios.

Confirmación:
Este sacramento también imprime carácter. Este carácter es ser soldados de Cristo.
Definición del sacramento: Es el sacramento por el cual recibimos el Espíritu santo, se imprime en nuestra alma el carácter de soldado de Cristo; y nos hacemos perfectos cristianos. Ser soldados de Cristo significa defenderlo y difundirlo. Hay tres campos de batalla: 1- El mundo "mundano", es decir el que vive en pecado alejado de Dios. 2- Uno mismo. 3- El demonio. Nos hacemos perfectos cristianos porque nos confirma en la Fe y se perfeccionan los dones que hemos recibido en el Bautismo, por esto se llama confirmación.
Materia: El Santo Crisma. Esta compuesto por dos sustancias: El aceite (Sustancia que penetra todo y significa la penetración del Espíritu santo en nuestra alma) y el Bálsamo (Un perfume muy aromático que significa el buen olor de las virtudes).
Forma: recibe por esta señal el don del Espíritu Santo. Se hace la señal en la frente para llevarlo bien visible y no tener vergüenza.
Ministros: El obispo

Matrimonio:
Es un sacramento que da a los esposos la gracia para amarce santamente y educar a sus hijos cristianamente estableciendo entre ellos una santa e indisoluble unión. Condiciones: Debe estarse en gracia.
Materia:es la donación recíproca de los esposos, se donan toda la persona, todo su ser.
Forma: es el Sí que significa la aceptación recíproca de ese don personal y total.
Ministro: CIC 1623 Según la tradición latina, los esposos, como ministros de la gracia de Cristo, manifestando su consentimiento ante la Iglesia, se confieren mutuamente el sacramento del matrimonio. En las tradiciones de las Iglesias orientales, los sacerdotes –Obispos o presbíteros– son testigos del recíproco consentimiento expresado por los esposos (cf. CCEO, can. 817), pero también su bendición es necesaria para la validez del sacramento (cf CCEO, can. 828).
Los hijos son un don de Dios, toda forma de obtenerlos que no sea la natural esta mal. Debe educaremos cristianamente bautizandolos, enseñandoles a rezar, etc.; si se niegan debe obligarcelos, como cuando no quieren tomar la mamadera y se los obliga, porque es algo muy bueno e importante.
La anulación del matrimonio: Cuando hay nulidad es que no hubo matrimonio y no que hubo y se disolvió. No es frecuente pero si hay se solicita al Papa y hay 2 años de investigación para decidir si es nulo o no. Solo es nulo si no se cumplieron los requisitos o hay cosas raras antes o al momento del casamiento. Todo conflicto que se origine después de este sacramento no es excusa para disolver el matrimonio.
La separación: La Iglesia acepta la separación de las personas, pero debe mantener la castidad y no pueden volver a casace. Se separen, dividen sus bienes, etc.; pueden vivir con otras personas pero no pueden mantener relaciones ya que sería adulterio. (Mt 19,3-9).

Unción de los enfermos:
Antes del concilio se llamaba "extremaunción" ya que solo se impartía a los enfermos cerca de la muerte.
Desde el Concilio Vaticano II, este sacramento es para todos los enfermos de gravedad y para los ancianos.
Es el sacramento instituido por Cristo para alivio espiritual y aún temporal de los enfermos en peligro de muerte.

Referencias Bíblilcas:
-Cristo da poder a los Apóstoles para sanar enfermos: Lucas 9, 1-2; Mateo 10, 7-8.
-Los Apóstoles sanan enfermos: Hechos 5, 15-16.
-Santiago apela al poder de la Unción impartida por los presbíteros: Santiago 5,14-15.
La gracia especial del sacramento de la Unción de los enfermos tiene como efectos:
- la unión del enfermo a la Pasión de Cristo, para su bien y el de toda la Iglesia;
- el consuelo, la paz y el ánimo para soportar cristianamente los sufrimientos de la enfermedad o de la vejez;
- el perdón de los pecados si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la Penitencia;
- el restablecimiento de la salud corporal, si conviene a la salud espiritual;
- la preparación para el paso a la vida eterna.
Sólo los sacerdotes (presbíteros y obispos) pueden administrar el sacramento de la Unción de los enfermos; para conferirlo emplean óleo bendecido por el obispo, o, en caso necesario, por el mismo presbítero que celebra.

Sacramento de la Penitencia:
Es el sacramento instituido para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo o desde la última confesión bien hecha. Este sacramento es instituido por Cristo: (SJ 20, 19-23) "... a quienes perdonareis los pecados , les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos".
Materia: Son los pecados.
Forma: Yo te absuelvo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Ministros: Sacerdote
La absolución es en nombre de Cristo, él es quien nos perdona. Efectos: - Perdona los pecados - Cambia la pena, se le perdona la pena del infierno por una temporal si es pecado mortal; si es venial la pena es temporal. - Nos devuelve la gracia y adquirimos fuerzas para no volver a caer en esos pecados. Para hacer una buena confesión:
1- Hacer el examen de conciencia: Ponerce en recogimiento y pedir ayuda a Dios para recordar nuestros pecados y tener verdadero arrepentimiento. 2- Dolor de los pecados: Desear no haberlo cometido. Hay 2 formas: Contrición: Dolor perfecto de los pecados, es decir por amor a Dios. Atrición: Dolor imperfecto de los pecados, es decir por temor al castigo. Sirven los dos pero la contrición es mucho mejor. 3- propósito firme de enmienda: Hay que huir de la ocasión de pecado, hacer lo posible por no volver a pecar. 4- Confesión de los pecados: Se deben decir todos los pecados al confesor. Si son mortales el numero (cantidad de veces cometido), hay que tratar de ser precisos y exactos. 5- Cumplir la penitencia impuesta por el sacerdote: Puede ser una oración o hacer una buena obra.

Sacerdocio:
Es el sacramento que da la potestad de ejercitar los sagrados ministerios e imprime en el alma del que lo recibe el carácter de ministro de Dios. Se llama así porque hay tres ordenes:
# Diácono
# Sacerdote
# Obispo
Este sacramento también imprime carácter; el carácter del sacerdocio es ser ministros de Dios. Este sacramento fue instituido por Jesucristo el Jueves santo.

# La Iglesia entera es un pueblo sacerdotal.
"La Iglesia entera es un pueblo sacerdotal. Por el bautismo, todos los fieles participan del sacerdocio de Cristo. Esta participación se llama "sacerdocio común de los fieles". A partir de este sacerdocio y al servicio del mismo existe otra participación en la misión de Cristo: la del ministerio conferido por el sacramento del Orden, cuya tarea es servir en nombre y en representación de Cristo-Cabeza en medio de la comunidad". Catecismo Iglesia Católica 1591.
# El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles. "El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. Los ministros ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza (munus docendi), el culto divino (munus liturgicum) y por el gobierno pastoral (munus regendi)." (CIC 1592)
# Tres grados
Desde los orígenes, el ministerio ordenado fue conferido y ejercido en tres grados: el de los obispos, el de los presbíteros y el de los diáconos.
Los ministerios conferidos por la ordenación son insustituibles para la estructura orgánica de la Iglesia: sin el obispo, los presbíteros y los diáconos no se puede hablar de Iglesia.(CIC 1593)
El obispo recibe la plenitud del sacramento del Orden Lo incorpora al Colegio episcopal y hace de él la cabeza visible de la Iglesia particular que le es confiada. Los obispos, en cuanto sucesores de los apóstoles y miembros del Colegio, participan en la responsabilidad apostólica y en la misión de toda la Iglesia bajo la autoridad del Papa, sucesor de san Pedro. (CIC 1594) Los presbíteros (sacerdotes) Los presbíteros están unidos a los obispos en la dignidad sacerdotal y al mismo tiempo dependen de ellos en el ejercicio de sus funciones pastorales; son llamados a ser cooperadores diligentes de los obispos; forman en torno a su obispo el presbiterio que asume con él la responsabilidad de la Iglesia particular. Reciben del obispo el cuidado de una comunidad parroquial o de una función eclesial determinada. (CIC 1595)
Los diáconos Son ministros ordenados para las tareas de servicio de la Iglesia; no reciben el sacerdocio ministerial, pero la ordenación les confiere funciones importantes en el ministerio de la palabra, del culto divino, del gobierno pastoral y del servicio de la caridad, tareas que deben cumplir bajo la autoridad pastoral de su obispo. (CIC 1596)
Como se confiere el sacramento El sacramento del Orden es conferido por la imposición de las manos seguida de una oración consecratoria solemne que pide a Dios para el ordenando las gracias del Espíritu Santo requeridas para su ministerio. La ordenación imprime un carácter sacramental indeleble. (CIC 1597)
Candidatos al sacramento del Orden La Iglesia confiere el sacramento del Orden únicamente a varones (viri) bautizados, cuyas aptitudes para el ejercicio del ministerio han sido debidamente reconocidas. A la autoridad de la Iglesia corresponde la responsabilidad y el derecho de llamar a uno a recibir la ordenación. En la Iglesia latina, el sacramento del Orden para el presbiterado sólo es conferido ordinariamente a candidatos que están dispuestos a abrazar libremente el celibato y que manifiestan públicamente su voluntad de guardarlo por amor del Reino de Dios y el servicio de los hombres. (CIC 1598- 1599)
Quien confiere el sacramento del Orden: Corresponde a los obispos conferir el sacramento del Orden en los tres grados. (CIC 1600).

********************************************************

Doctrina Espiritual

Capitulo II


MEDIOS PRINCIPALES DE PERFECCION


.....Articulo I- Las Sacramentos son los medios principales para adquirir la perfección:

I


..... Los principales medios prácticos de la perfección son los Sacramentos, cuando ponemos en ello la preparación necesaria. Sin embargo -cosa extraña-, parece que es en esto en lo que somos más negligentes.
Los Sacramentos dan las gracias que tienden a producir en nosotros los efectos que les son propios: la confesión, una gran pureza de corazón; la comunión, una estrecha unión con Dios y un gran fervor de espíritu en nuestras acciones.

II


.....Hay una demostración moral por la que vemos que nada contribuye tanto al progreso de las almas como la confesión la comunión diaria supuesto que se han hecho al principio tres o cuatro confesiones a fondo para establecerse en seguridad de conciencia porque cuanto más nos acercamos a estos Sacramentos, más gracias recibimos para participar de sus efectos. Y los efectos de estos Sacramentos pureza de corazón y fervor de espiritual la mejor preparación que podemos llevar para recibirlos.

III


.....Un alma que antes de la comunión se encontraba lánguida, en tinieblas, y que después de la comunión se encuentra iluminada, fervorosa, vigorosa, no puede dudar del fruto de su comunión, ya que el efecto de los Sacramentos es dar a las almas la gracia que les es propia y que se llama sacramental. Así, después de una confesión bien hecha, se recibe en el alma una gran luz para conocer su interior una humilde amorosa contrición una paz y un descanso en la conciencia. después de una buena comunión, se siente gusto de dios y una fuerza nueva para emplearse en su servicio.